La entrada y el recibidor en el Feng Shui

La entrada y el recibidor en el Feng Shui tienen gran importancia porque es por donde penetra la energía de la calle. Es importante controlar el pasaje del exterior al interior, ya que hay una diferencia de energía, la calle es el yang, la energía masculina y el interior es el yin, la energía femenina.

La puerta es un elemento muy importante en la entrada a la casa, por ser el acceso de la energía. Debe ser amplia, maciza y preferentemente de color claro. No debe existir ningún obstáculo para su apertura, que puede ser entre 90 y 180 grados.

Para el Feng Shui, la orientación de la puerta es relevante porque puede ejercer un efecto sobre quienes viven en la casa. La orientación ideal es al este o al sur.

Si deseas evitar la entrada de energías negativas, debes conocer la orientación de la puerta y elegir el elemento correspondiente a esa orientación para favorecer la circulación de la energía positiva (Chi). Ten en cuenta que el sur corresponde con el elemento fuego, el este con la madera, el norte con el agua y el oeste con el metal. Además, la puerta debe abrir hacia adentro para evitar que se cuelen energías no deseadas.

El recibidor es el espacio que primero tiene contacto con nosotros al entrar en nuestro hogar, por lo que son muy importantes las sensaciones que nos despiertan. Si está bien iluminado y es acogedor, la energía penetrará de manera ordenada al hogar y esto influye positivamente sobre nosotros. Aunque no cuentes con una zona de recepción, delimita un sector que cumpla dicha función.

Para decorar el recibidor de acuerdo al Feng Shui utiliza elementos que generen un ambiente positivo, como flores, velas, cuadros o aromatizadores. También es conveniente colocar un perchero, estantería o mueble que te permita dejar tu abrigo, llaves o cartera. Pero no debe obstaculizar el paso, así la energía fluirá mejor.

Puedes colocar espejos, siempre que tengan marco, pero no los coloques frente a la puerta porque repelerían la energía. Puedes colocarlos de lado.

Las escaleras tampoco deben estar frente a la puerta porque rechazan la energía. Pero sabemos que hay casos en que es imposible colocar la escalera en otro sitio, de modo que debes buscar otra solución. Los espejos laterales te permiten encausar la energía hacia el interior.

La llave de la puerta debe funcionar perfectamente, al igual que el timbre. También puedes colocar un felpudo de bienvenida para dar calidez al interior. No dejes facturas o documentos de trabajo sobre el mueble de entrada.

Las paredes pintadas en colores claros dan más luminosidad y son las más indicadas para el recibidor.

De acuerdo al Feng Shui, es preferible quitarte los zapatos al entrar para liberarte de los problemas y tensiones. Con estas indicaciones puedes lograr un hogar tranquilo y acogedor que transmita una sensación de paz.