Una de las principales características del estilo oriental es la decoración de los ambientes con muebles a ras del piso, los cuales son distribuidos de tal manera que la gran mayoría de sus elementos van ubicados a baja altura, y casi a nivel del suelo.

Como ya hemos visto la combinación de estilos y tendencias en la decoración a veces puede resultar muy positiva, y este caso no es la excepción. Es que el estilo oriental combinado con estilos occidentales puede lograr una mezcla perfecta en diseños y formas, que nos brinda lo posibilidad de tener una nueva alternativa para darle un toque estético diferente a nuestros hogares.

Metiéndonos en el caso de la sala, que es lo que nos interesa en este artículo, podemos observar que este estilo propone la utilización de muebles muy bajos, que sean bastante sencillos en todos sus aspectos, y con una orientación que se asemeja mucho a la minimalista.

Para lograr que este estilo se ajuste correctamente a la sala y se muestre al menos coherente, es imprescindible que no se abuse de la utilización de los muebles. En otras palabras, solo se deben colocar aquellos elementos cuyo uso sea indispensable en este sector de la casa.

En cuanto al sofá, lo ideal es contar con uno que sea recto y no presente curvas, al tiempo que las mesas centrales y laterales también deben ser de baja estatura, mientras los muebles que portan el televisor o demás componentes electrónicos deben estar a la altura del sofá para brindar una visión directa.

En lo que tiene que ver con los estantes y demás repisas, éstos generalmente se caracterizan por tener extensiones alargadas y decorados muy simples. En caso de que tengan puertas, por lo general estas son del tipo corredizas.

Todos los muebles al igual que los adornos y otros componentes, se caracterizan por estar diseñados como figuras geométricas, donde la mayoría son cuadrados o rectángulos. Esto ayuda a darle la sensación de orden al ambiente que es tan común en los pueblos orientales.

Estos ambientes por lo general cuentan con cómodas alfombras de cuero o de piel, que combinadas con el uso de cojines pueden brindar todo el confort necesario, al tiempo de colaborar con la estética de la sala.

En cuanto a la iluminación, lo ideal es que esta sea más bien ligera y sin mucha carga de intensidad, por lo que habrá que tener cuidado a la hora de la elección de la cortina, de las cuales las más claras son las más indicadas.