La decoración de las paredes de nuestra casa cuenta con muchas opciones, desde la pintura lisa o decorativa, pasando por los revestimientos de yeso, madera, tela, hasta los papeles tapiz. Dentro de los papeles pintados, actualmente podemos optar por los tradicionales papeles tapiz, que recubren la pared completa o parcialmente; por los vinilos decorados, los cuales se aplican a un sector de la pared; o las cenefas o guardas, las cuales otorgan vida a nuestras paredes.

El papel tapiz cuenta con una larga tradición, aunque durante algunos años permaneció un tanto olvidado, pero vuelve con gran fuerza y renovados diseños.

 

Características del papel tapiz:

Los papeles pintados no sólo cumplen una función decorativa, también nos permiten disimular defectos en paredes poco estropeadas. Sus diseños nos permiten crear ambientes, resaltar una pared sobre las demás, generar efectos visuales, para disimular puertas de placares, para dar uniformidad a las paredes.

La variedad de papeles pintados es casi infinita, podemos optar por estampados sencillos, con dibujos casi imperceptibles, hasta los grandes diseños altamente llamativos. La gama de colores no tiene fronteras y la elección está basada en la función que queramos para nuestro papel tapiz.

El decorado de una habitación con papel tapiz no tiene que abarcar todas las paredes, puede recubrirse sólo una pared, incluso un único sector de la misma, dependiendo de las características decorativas de la habitación y del efecto que busquemos.

Cuando empapelamos una sola pared, cuidaremos que la pintura de las paredes restantes, combine con los tonos del papel. Otra opción es empapelar dos paredes, pueden ser enfrentadas o adyacentes, dependiendo del ambiente deseado. También podemos resaltar una pared, empapelando las restantes en tonos muy claros y pintando la pared a resaltar en el mismo tono, pero más oscuro.

Los papeles pintados como elemento de separación de ambientes pueden utilizarse según las necesidades del espacio. Podemos por ejemplo, empapelar la mitad de la pared del living-comedor, para señalar hasta dónde llega la función de living y hasta dónde, la de comedor.

En la sala también podemos emplear el papel pintado para jerarquizar un sector de la pared, por ejemplo, empapelar la zona central de la pared que está detrás de un aparador de estilo, que deseamos resaltar.

Un recurso que podemos utilizar antes de elegir nuestros papeles pintados, es el decorador virtual, que nos permite ensayar distintas posibilidades antes de elegir.