Estilo rústico chic

A la calidez y encanto del estilo rústico, el estilo rústico chic le suma un aire de elegancia y sofisticación que le confiere a estos espacios una personalidad única, convirtiéndolos en espacios muy confortables y habitables.

Aunque está muy asociado con el campo, este estilo decorativo es perfecto para la ciudad. La madera, la piedra, las flores y la naturaleza están siempre presentes en este estilo, donde los materiales toman una importancia especial. El uso de gres extruido en los pisos nos recuerda al barro cocido y combinan perfectamente con las paredes de piedra o recubiertas por este material. También podemos dotar las paredes de un estilo rústico pintándolas en tonos crema o blanco.

El uso de muebles robustos aporta solidez y elegancia a estas viviendas, con un empleo generoso de la forja en espejos, lámparas, bisagras o cabeceros de cama.

Decoración de interiores

La chimenea es infaltable en la decoración rústica, nos recuerda las épocas en que se cocinaba en ellas. Si van acompañadas por un sofá y lo cubrimos con una bonita manta, automáticamente ganaremos en calidez.

El comedor requiere de una mesa de madera de grandes proporciones, la que podemos decorar con flores frescas o secas en un jarrón de hojalata, iluminada con una lámpara de crista o de hierro. La mesa puede acompañarse por sillas de madera o de hierro.

Para alivianar visualmente los espacios, podemos emplear el cristal en puertas de muebles o elementos decorativos, también colocando una divisoria de cristal.

Rústico chic

La cocina debe ser funcional y los utensilios de cocina suelen estar expuestos en percheros o soportes en las paredes.

Los muebles del estilo rústico chic suelen ser únicos, elegantes y de buenos materiales, con lo que se gana en sobriedad y distinción.

Los techos suelen presentar vigas de madera de buenas proporciones, generalmente al natural y que se convierten en un elemento decorativo que le da un toque de sólida protección al hogar.

Decoración rústico chic

Este estilo permite crear ambientes sosegados de atmósfera elegante y tranquila, más iluminados que los espacios decorados en estilo rústico tradicional.