Si se trata de reciclar, podemos reciclar casi cualquier objeto de la casa y darle otro uso sin necesidad de modificarlo para emplearlo en la decoración de interiores, logrando espacios con mucha personalidad y originalidad.

De todos los objetos viejos que puedes tener guardados en algún rincón de la casa, probablemente tienes una tabla de planchar que no está en muy malas condiciones pero que ya no resulta apropiada para tus prendas y que no te decides a tirar a la basura.

Pues bien, llegó el momento de desempolvarla y darle otra oportunidad. Si crees que no puede servirte para otra cosa, mira estos ejemplos y pensarás diferente.

Una tabla de planchar no tiene mucho que ver con los exteriores, pero si tomas la tabla y le quitas el forro y las patas, tendrás un tablón de forma parecida a una tabla de surf, sobre la que puedes pintar un colorido mensaje de bienvenida a tus invitados y colocarla junto a la puerta de entrada o clavada en el jardín.

También puedes hacer una práctica mesita para tus macetas y colocarla en el patio o en el porche.

Ya dentro del hogar, junto a la puerta de entrada, estas mesas son perfectos complementos para el recibidor. Píntalas de colores alegres si son de madera y metal. Si tienes una tabla muy vieja toda de madera, con una buena lijada y algo de barniz, podrás hacerte de una mesa rústica antigua, tanto para el recibidor como para el pasillo.

Si cuelgas la tapa sobre la pared y le agregas unos cuantos ganchos de colgar, tendrás un perfecto porta llaves o un organizador para el cuarto de la costura o el taller.

Esa tabla vieja que te parece tan fea, puede convertirse en una mesita de noche vintage si la cubres con un bonito mantel y ubicas sobre ella una lámpara antigua y algunos objetos viejos para decorarla.

Si no te bastó con esto, aquí va una idea muy original. Úsala como mesa para tu netbook, colocando una tabla sobre la percha para la plancha y allí ubica una bonita lámpara de mesa. Añade una silla colorida y tendrás un insólito escritorio.

Estos son algunos usos diferentes para tu tabla de planchar, pero tú puedes imaginar muchos más si lo deseas y crear decoraciones exclusivas que harán gala de tu ingenio.