Si quieres crear tus propias piezas de arte para la decoración de tu casa, aquí encontrarás algunos consejos sobre cómo combinarlas con los diferentes estilos. Si ya tienes bien definido el tema o diseño de tu habitación, ya has hecho una parte importante del trabajo, ahora debes crear los accesorios que mejor se adapten a ella.

Los tallados en madera con motivos florales con marcos de colores claros, adornos con madera de aspecto erosionado, antigüedades y viejas telas van bien con un estilo campestre. Portarretratos de metal con fotografías en blanco y negro combinan con un estilo contemporáneo. Para una decoración interior tradicional, paisajes, grabados con motivos florales y fotografías son una buena opción.

Puedes utilizar viejos calendarios con imágenes bonitas para hacer tus propios cuadros. Otras opciones para enmarcar son puzles que hayas unido, un colaje de postales de viajes, bonitas invitaciones de fiestas, algún diploma del que te sientas orgulloso, una bandera decorativa, o cualquier imagen que tengas en casa y que quieras exhibir en tu sala. Puedes usar terciopelo bordó de fondo para darle aún más realce a tus imágenes.

 

 

Otra opción es utilizar los recursos de la naturaleza para crear cuadros: hojas de árboles, cucharitas de mar, semillas, piñas, flores secas o ramilletes. Pega todos los objetos que quieras con cola vinílica en un cuadro de madera o tela y sé creativo formando lindos diseños.

También puedes salir a sacar tus propias fotos: captura imágenes interesantes de flores, casas, edificios, equipos deportivos o cualquier objeto que llame tu atención. Luego puedes imprimir tus fotos a color, en tonos de sepia o en blanco y negro, escoge la opción que combine mejor con tu habitación. Asegúrate de que las fotografías tengan el tamaño adecuado de tus marcos. Si pretendes colgar toda una serie de fotos, un bonito detalle es que sean todas del mismo tamaño, con marcos idénticos y combinando los colores.

 

 

Si no eres bueno tomando fotografías, puedes ir a una tienda de libros usados y comprar algún libro que tenga bonitas imágenes. Los libros de pinturas famosas y colecciones de museos, libros sobre pájaros, diseño de muebles, obras arquitectónicas, paisajes, trenes o sobre arte impresionista pueden proporcionarte un interesante material. Selecciona los motivos que mejor combinen con el tema de tu habitación.

Hay otros objetos que puedes colgar directamente de tu pared sin necesidad de un marco. Por ejemplo, puedes colgar platos con diseños bonitos, banderas, gorros interesantes, modelos de aeroplanos, instrumentos musicales o juguetes antiguos. Cualquier otro objeto que hagas tú mismo puede ser exhibido en tu sala, si sabes dibujar, pintar o coser, sólo tienes que ser creativo y armar tus propios elementos decorativos.