El estilo rústico es uno de los que mejor encaja en las cocinas, y más aún cuando éste está combinado con complementos decorativos retro, ya que podremos recrear ambientes que nos transporten a épocas pasadas.

Los espacios decorados con este estilo se caracterizan por la presencia de objetos antiguos recuperados, o elementos modernos que evocan el pasado como griferías, muebles rústicos, etc. El material que predomina es la madera, al tiempo que los muebles abiertos sin puertas y algunos detalles clásicos en vajillas y demás utensilios también son característicos en estos ambientes.

Habiendo establecido estos detalles, paso a darles algunos consejos para que logren que su cocina luzca con el estilo rústico que desean.

Lo principal es darle a los elementos de la cocina el color adecuado, siendo los indicados los tonos suaves, de manera que apenas generen contraste. En ese sentido los más adecuados son los azules, marrones, negros y también por qué no el blanco. Tengan en cuenta que es importante que estos colores no solo vistan los muebles, sino también las paredes, ya sea en azulejos, pintura o papel, y los electrodomésticos. Es bueno que combinen éstos con madera, acero y cristal.

La imagen que brinda el suelo también es fundamental, por lo que sería ideal que utilicen baldosas hidráulicas (muy útiles para recordar las cocinas de principios del siglo XX), o cerámicas, donde una muy buena idea es crear una especie de tablero de damas combinando baldosas blancas y negras.

En cuanto a los muebles, lo aconsejable es contar con aquellos que tienen frentes en relieve, cajones en cerámica o metálicos en forma de concha, vitrinas para los módulos altos y tiradores para puertas. Los mismos harán muy buen juego con aquellos electrodomésticos de estética y colores basados en las cocinas antiguas.

En caso que quieran darle un toque funcional a su cocina, pero sin dejar de contar con una decoración de este tipo, lo recomendable es utilizar aquellos muebles de maderas claras como el roble o el arce, de manera que estos no resten luminosidad.

Siguiendo con esta línea, las encimeras ideales son aquellas de mármol o granito, ya que estas son características del estilo rústico. Además, éstas presentan la ventaja de ser resistentes y fáciles de limpiar. Les recomiendo elegir esas que poseen un grosor importante y en contraste con los muebles.